Mi perro está perdiendo los dientes: ¿es esto normal?

Si bien es normal que un cachorro pierda sus dientes de leche alrededor de los 3 a 7 meses de edad, la pérdida de dientes en un perro adulto es un signo de enfermedad periodontal (gingivitis) que puede volverse crónica.

Por tanto, es aconsejable consultar a un especialista veterinario sin demora para diagnosticar la causa de esta afección que puede deberse en particular a una acumulación de sarro. Para evitar este tipo de inconvenientes, se recomiendan medidas de higiene bucal durante toda la vida del perro.

Mi perro está perdiendo los dientes: ¿es esto normal?

Caída de dientes en cachorros: el caso normal de los dientes de leche

Los cachorros tienen 28 dientes de leche que aparecen entre la tercera y sexta semana de vida. Luego, alrededor de los 3 a 4 meses de edad, serán reemplazados gradualmente por los dientes permanentes que son 42 y normalmente todos están presentes a la edad de 7 meses.

Por lo tanto, no hay nada de qué entrar en pánico si encuentra dientes pequeños durante este período, aunque esto es raro porque la mayoría de las veces, el cachorro se traga los dientes de leche que son reemplazados rápidamente por los dientes nuevos. Entonces, a menudo sucede que el propietario no nota este cambio en absoluto. Sin embargo, la caída de los dientes de leche puede causar dolor y hacer que el cachorro tenga una mayor necesidad de morder y masticar. Por eso es importante ofrecerle juguetes para masticar para aliviarlo.

Pérdida de dientes en perros adultos: enfermedad periodontal

La pérdida de dientes es anormal en perros adultos y, a menudo, es un signo de enfermedad periodontal que debe tratarse rápidamente. Si los dientes permanentes del perro comienzan a aflojarse, el dolor puede ser significativo y la patología puede progresar rápidamente a una etapa más importante. La gingivitis, la primera etapa de la enfermedad periodontal, es causada por la acumulación de placa dental y sarro entre las encías y los dientes. Las bacterias se alojarán en los intersticios y causarán inflamación y sangrado. En este caso, el perro puede tener dificultades para comer o incluso rechazar la comida por completo debido al dolor que siente.

Si la gingivitis no se trata a tiempo, es más probable que progrese a una enfermedad periodontal leve a moderada: las bacterias comienzan a atacar el hueso de la mandíbula. Entonces es necesario realizar un raspado bajo anestesia para detener el desarrollo y evitar que se afloje.

Síntomas y tratamiento de la enfermedad periodontal avanzada.

En esta etapa, que se ha vuelto crónica, se observan lesiones a nivel del hueso y el tejido que sostiene los dientes comienza a destruirse: hablamos de aflojamiento. Los dientes pequeños se caerán primero y el perro ya no podrá comer. Hay signos de malestar y malestar, desgana hacia la comida, dificultad para masticar, cambios de comportamiento como postración e irritabilidad por dolor, mal aliento debido a una infección bacteriana. .

En última instancia, el perro corre el riesgo de perder todos sus dientes mientras sufre mucho. El diagnóstico de la enfermedad periodontal lo realiza el veterinario mediante un examen de la boca, luego un examen más completo con una sonda bajo anestesia. Algunos especialistas también pueden tomar radiografías dentales para detectar dientes con raíces afectadas y decidir qué tratamiento dental realizar. Se realizará el raspado y extracción completa de los dientes excesivamente afectados.

¿Cómo prevenir la pérdida de dientes en los perros?

Una buena higiene bucal es la mejor prevención contra la enfermedad periodontal. Los dientes del perro deben cepillarse regularmente con un cepillo veterinario y pasta de dientes adecuados. También es aconsejable ofrecerle juguetes para roer y masticar, o incluso huesos con forma de médula ósea o un nervio de toro para masticar. Hay pastillas o barras masticables para ayudar a eliminar la placa y reducir el mal aliento.

Por último, se recomienda el escalado frecuente en el veterinario cada 2 o 3 años, y cada año en perros mayores. Por tanto, es fundamental que su perro se acostumbre a que le vigilen la boca y le cepillen los dientes desde una edad temprana, para facilitar el control de la cavidad oral por parte del veterinario y usted mismo. Ante el menor síntoma de gingivitis incluso leve, se requiere una consulta rápida para evitar complicaciones.

Artículos Relacionados